El saludo de mi novia

Era mi cumpleaños de 18, yo me había conseguido la casa de una tía que estaba deshabitada, para hacer la fiesta y no molestar a mis padres en su casa,  con el ruido, la música y la gente que llegaría.

Anuncios