Una trampa del presente

A veces las cosas no resultan como uno quiere, a veces creemos que el destino nos espera con un jardin floreado, lleno de gloria y alegría, pero luego llega la realidad a darnos una gran bofetada en el centro de la cara, solo para darnos cuenta que estamos lo más lejos posible de lo primero.

Anuncios

El saludo de mi novia

Era mi cumpleaños de 18, yo me había conseguido la casa de una tía que estaba deshabitada, para hacer la fiesta y no molestar a mis padres en su casa,  con el ruido, la música y la gente que llegaría.